Perú, tierra de brumas y paracas, de fascinantes paisajes y abrumadores silencios, sorprende siempre al visitante por su diversidad y riqueza, por la infinidad de alternativas que ofrece a quien se acerca a él a través de su Historia, incaica y preincaica, de su naturaleza,

No es el sonido del silencio, que lo rodea a uno siempre en este rincón del planeta, lo que provoca esa admiración sin límites reflejada en la mirada de quienes contemplan con asombro por primera vez este fantasmagórico lugar situado en pleno altiplano boliviano, a más

Uruguay quizá sea el tesoro oculto de América del Sur, ese destino con el que uno se cruza de refilón en algunas revistas y catálogos pero que no llega a considerarse una verdadera posibilidad cuando se piensa en cruzar el Atlántico.